Translate

lunes, 2 de julio de 2018

La historia vive aunque pretenda enterrarse





Recientemente he leído dos libros que nos acercan a una época oscura de nuestra historia. Se trata de las novelas El domador de lagartijas y Magdalenas sin azúcar, de los autores María Dolores García Pastor y Paco Arenas. Libros bien distintos, como sus autores, pero con el denominador común de rescatar del olvido lo acontecido a los vencidos de la guerra civil española que sufrieron las injusticias de un sistema con licencia para sumir en el miedo a la sociedad mediante una terrible represión.

Aunque mi libro de ensayo Voces desde el más allá de la historia tiene otra temática y se ubica en época distinta, me identifico con ambos autores en el empeño de dar a conocer lo que nuestros antepasados tuvieron que soportar en silencio aunque esto supusiera el despojo de la dignidad, por verse sometidos a un poder que puede jugar con la libertad e individualidad de las personas. Yo he tenido la suerte de poder documentar mi libro con exhaustiva investigación en archivos remontándome más de dos siglos. Resulta sin embargo paradójico que una época tan reciente de la que quedan aún supervivientes y testimonios directos no tenga apenas posibilidad de investigarse porque estos delitos cometidos por el sistema difícilmente se hacían constar en archivos. Pero quedan los testimonios y estos reclaman ser escuchados por alguien más que sus descendientes. Estas dos novelas han surgido de la  necesidad de cumplir con ese deber hacia los ancestros.

El domador de lagartijas
La lectura es muy fácil y una vez que empiezas no quieres parar hasta llegar al final. Es de esos libros que te dejan huella y generan emociones a flor de piel. Me ha hecho llorar, sufrir, emocionarme y trasladarme al mundo de sus protagonistas, destinados a una vida donde priva el miedo y la libertad no existe para quienes se hallan estigmatizados.

Con pinceladas que nos ubican en el marco histórico represivo de la posguerra española, la novela, de prosa ágil y llena de acción, nos traslada a las vivencias  de personajes cuya  ternura e inocencia da paso a la lucha por la supervivencia y la compañía del miedo en su día a día. La solidaridad, el amor, los ideales y los sueños de libertad van abriéndose camino entre los sucesos que se van hilando en una trama que atrapa de comienzo a fin.

María Dolores García Pastor y Paco Arenas en la presentación de El domador de lagartijas
en Librería Pinazo (4 de mayo 2018).


Este  testimonio de una época triste y gris de nuestra historia reciente y sin embargo silenciada, de lectura amena, concisa y clara, merece la oportunidad de llegar a muchos corazones. Gracias, María Dolores García Pastor, por haber llegado al mío.

La autora firmando mi ejemplar.

Enlace a libro en amazon


Magdalenas sin azúcar
Como escritora y amiga de Paco Arenas, estaba muy expectante por leer Magdalenas sin azúcar, una novela en la que él tenía puesta mucha ilusión, y más después de haber sido preseleccionada en un importante certamen literario que quizá con el tiempo se arrepienta de no haber concedido el premio a esta novela, agotada su primera edición en un tiempo récord,  recibiendo excelentes críticas dentro y fuera de España.

Presentación de Magdalenas sin azúcar en la Casa de la Cultura de Burjassot (18 mayo 2018).
Le acompañamos Antonio Andújar Castro y yo.

La lectura no pierde interés en ningún momento. La habilidad narrativa de Paco Arenas conecta con las emociones de los lectores, involucrados en el desarrollo de los conflictos que viven los personajes, manteniéndose  la tensión hasta el final. La novela ha sido prologada por el catedrático de Puerto Rico Jaime Flores, que da nombre a uno de los personajes, al igual que su pueblo, Juncos, al imaginario de Cuenca donde se desarrolla la principal parte de la acción.

Paco Arenas en la Feria del libro de Lliria (abril 2018).

La historia, que transcurre en el ambiente rural y abarca años de la posguerra, resulta desgarradora ante las extremadas situaciones de crueldad que se presentan, entremezclándose sentimientos de amor, venganza, ternura, ansia de libertad… Sin ser una novela histórica, retrata de forma descarnada una época a través de las vivencias de esos vencidos cuyo rastro en muchos casos es difícil recuperar, quedando apenas testimonios que no han querido borrar la memoria de sus ancestros. El autor deja que sea el lector quien descubra esas claves sutilmente entretejidas en la trama que dan respuesta al interrogante inicial: ¿Quién llevará flores a los muertos de Juncos si están bajo las aguas del pantano?

Con Paco Arenas en la Feria del libro de Alfafar (abril 2018).
  
En este ambiente de represión se debate el miedo, la ocultación, el dolor, el ansia de libertad y el amor. La autenticidad de los hechos en que se basa esta historia densa, llena de realismo y acción, infunde vida a estos personajes que luchan por poder elegir sin miedo, por vivir en paz. Espero, Paco, de corazón, que tus sueños se hagan realidad.