Translate

miércoles, 3 de junio de 2020

Oficios viles no aptos para la nobleza



Que el trabajo dignifica al hombre parece ser algo que poco o nada tiene que ver con la nobleza española, al menos en siglos pasados, cuando se denominaba oficios viles o mecánicos a todos aquellos que entraban en la categoría de artesanales o manuales. Estos correspondía ejecutarlos a la plebe, que en ningún modo podía mezclarse con la nobleza, dedicada a menesteres tales como el ejercicio de las armas y el mantenimiento del honor, así como a vivir de las rentas feudales. Estaba entonces muy mal visto ganarse la vida trabajando. Los militares, asociados por entonces a la nobleza, eran dentro de esta categoría los que tenían condiciones más duras, e igualmente algunos sectores del clero que se ocupaban en trabajos sin fines productivos, guiados por su ascetismo.

En esa línea de que el trabajo era para los nobles algo indigno, vendría bien incluir aquí la nota humorística con el refrán Antes caer bajo que buscar un trabajo, que se aplicaba el marqués de la Cañahueca, personaje de mi novela Manual del buen truhán (la tilde es adrede), y no iba descaminado en que esto lo dijera alguien con título nobiliario, aunque solo se tratara de su nombre de guerra. Dejando las bromas aparte, en la documentación que he ido recopilando a lo largo de mis investigaciones, he hallado numerosas pruebas que van en la línea de considerar de gran dignidad y nobleza no dar golpe, y de mucha vileza los trabajos que requieren esfuerzo.

Informe de limpieza de sangre de Gertrudis Romero en 1802.

La primera pista la hallé en el informe de limpieza de sangre de mi antepasada Gertrudis Romero en los trámites iniciados en 1802, cuando solicita licencia para casarse con ella Vicente Puig, militar perteneciente a los Reales Ejércitos. Por aquel entonces, para que un oficial pudiera acceder a los beneficios del Montepío Militar y optar a pensión su viuda y huérfanos en caso de fallecimiento, se exigía que las contrayentes pertenecieran a la nobleza o fueran hijas de militares. Si no era este el caso, se requería un exhaustivo informe de limpieza de sangre que debía solicitar el padre de la novia, y en el que debía acreditarse que tanto los padres, como varias generaciones más de sus antepasados, ejercían oficios que no eran viles, y que además ‹‹eran reputados cristianos viejos, limpios de toda mala raza, como son judíos, moros o recién convertidos a nuestra santa fe católica››.
  
Del informe de limpieza de sangre de Gertrudis Romero.
                                                
Inicia los trámites en Salamanca Benito Piñeyro Romero, suprimiéndose más adelante a Gertrudis el primer apellido paterno, quizá para intentar desligarla de posibles cuestionamientos acerca de la naturaleza mecánica del oficio de su padre, algo que se discute en el expediente, después de haber superado los requisitos de limpieza de sangre en sus antepasados. Se plantea la duda de que el oficio de Sacristán Mayor de don Benito se tiene en Salamaca por mecánico. En su empeño por lograr la ansiada licencia, alega Vicente que ‹‹ese obstáculo se desvanece por la Real orden de 18 de marzo de 1783, por la que no tan solo declara S.M. por honestos y honrados los oficios de curtidor, herrero, sastre, zapatero, carpintero y otros, sino que tampoco han de perjudicar para el goce y prerrogativas de la Hidalguía a los que la tuviesen, aunque los ejercieses por sus mismas personas…››.

Carlos III.

Tal real orden cambiando la rancia legislación fue emitida por Carlos III, quién sabe si inspirado en las tendencias viles que manifestaban sus reales vástagos Carlos y Antonio Pascual. El primero de ellos reinaría en 1788  como Carlos IV hasta ser destronado en 1808 por su infausto heredero Fernando. Tanto Carlos IV como su hermano el infante Antonio Pascual eran muy dados a las manualidades. Se dice que Carlos IV era un excelente relojero, y su hermano Antonio Pascual se entretenía en realizar  bordados y tapices, amén de trabajos de carpintería y cerrajería. Derogada la vileza de estas actividades por su resignado padre, dejaron de ser mal vistos estos oficios desempeñados con esmero por los integrantes de la familia real que ocupaban sus abundantes horas muertas en estas ocupaciones.

Carlos IV.


Con todo ello, tres años después de esta real orden, todavía quedan reminiscencias en los documentos que he estudiado de los hermanos Guillelmi Andrada y Vandervilde (Jorge Juan, Juan y Antonio), solicitando su ingreso en la Orden de Caballeros de Santiago. Superar esta prueba requería acreditar nobleza desde al menos 1507. En el interminable expediente, con árboles genealógicos completos y elaborados testimonios, recojo uno de ellos, acreditando el merecimiento y categoría de alta nobleza, cuando asegura que ‹‹son cristianos viejos y que nadie se ha dedicado a mercader, cambiador ni oficio mecánico, y se han mantenido por el contrario con el esplendor correspondiente a sus rentas y sueldos››. A esta fehaciente prueba de nobleza añade, para incidir más en la categoría del pretendiente, que ‹‹este acostumbra mantener y andar a caballo››, lo cual nos da idea del status que esto confería entonces. Dice además que  ‹‹ni él ni su familia han sido castigados por el tribunal de la inquisición pública ni secretamente››.





Retrato de Jorge Juan Guillelmi, debajo del del conde de Gazola, en el Museo del Colegio de Artillería de Segovia.


Pruebas para los aspirantes a ingresar a la orden de Caballeros de Santiago, solicitadas en 1786 por los tres hermanos Guillelmi Andrada Vandervilde Jorge Juan, Juan y Antonio.

Cambiando el caballo por un modelo de automóvil de alto standing, quizá adquirirían por derecho propio el título de Caballeros de Santiago bastantes integrantes de nuestra esfera política, al menos en lo tocante a no ejercer ningún trabajo de esfuerzo y tener derecho a dignidades y plebendas impensables para el pueblo llano entregado a su vil mano de obra…

sábado, 16 de mayo de 2020

Isabel Burdiel, ganadora en los premios de la Crítica valenciana



Hoy se han fallado los XXXIX Premios de la Crítica Valenciana organizados por la Asociación Valenciana de Escritores y Crítios Literarios (CLAVE). Lo he vivido con gran emoción, en primer lugar, por ser la primera edición de estos premios desde mi reciente nombramiento como parte de la junta directiva del reelecto presidente de la asociación Juan Luis Bedins, a comienzos de enero. Y en segundo lugar, porque en el área a mi cargo, de Novela Histórica, el primer evento que empecé a organizar fue con Isabel Burdiel, por la que siento gran admiración y gratitud. Mi más sincera enhorabuena para ella por este merecido galardón obtenido con su biografía de Emilia Pardo Bazán, publicada en 2019 por Ediciones Taurus.

Isabel Burdiel.
                  

Isabel Burdiel ya había obtenido el Premio Nacional de Investigación de Ediciones Taurus por su biografía de Isabel II, publicada en 2010. He sido gran admiradora de su trabajo, para mí un referente durante el largo proceso de investigación de mi libro Voces desde el más allá de la historia, que finalmente logré publicar después de muchas trabas en 2015 (Incipit Editores). Buscaba el reconocimiento a este trabajo que saca a la luz hechos inéditos en los que está involucrada Isabel II, y me atreví a solicitar presentarlo en la Facultad de Geografía e Historia de Valencia donde Isabel Burdiel es catedrática, y dada la temática de mi libro, fue ella a quien se me asignó para evaluar mi libro y determinar si reunía los méritos suficientes para pasar el rígido protocolo que se exige para presentar un libro a alguien ajeno a la universidad como era mi caso.
                           
No olvidaré aquella primera entrevista con ella en su despacho en diciembre de 2016, cuando me citó para llevarle mi libro, que prometió leer con mucho interés a pesar de sus múltiples ocupaciones y libros apilados que también debía examinar, a lo que se añadía la escritura de su nuevo libro. Me interesé por el tema de este nuevo proyecto, y ella me dijo que trabajaba en una biografía de Emilia Pardo Bazán, el libro que hoy ha obtenido el premio en la categoría de Ensayo y Crítica. Me congratula haber asistido a la gestación de esta obra que sin duda aportará mucho a los investigadores y escritores que, como yo, indagamos en las mejores fuentes.


Con el vicedecano Miguel Requena Jiménez, y Paco Arenas.

Un mes después de haber estado en su despacho, recibí su comunicación diciéndome que había aprobado mi libro por sus importantes aportaciones. Que alguien como ella opinara eso supuso para mí la culminación que cristalizó el 4  de mayo de 2017, día en que presentaba en la Facultad de Geografía e Historia de Valencia mi libro Voces desde el más allá de la historia, avalado nada menos que por Isabel Burdiel. Aquel día prometí escribir la novela histórica basada en estas investigaciones, que ese mismo año presenté al Premio Hispania de Novela Histórica, resultando ganadora (Alfonso XII y la corona maldita, Ediciones Altera, 2018). Estaba presente Juan Luis Bedins, presidente de CLAVE, que dos años después me llamaría a formar parte de su junta directiva en representación del área de Novela Histórica, un gran honor que no empañará la crisis del COVID-19.

Con Juan Luis Bedins en la presentación de Voces desde el más allá de la historia en la Facultad de Geografía e Historia.

           
Me siento muy orgullosa de formar parte de un gran equipo que ha trabajado a destajo para poder sacar adelante estos premios en circunstancias tan adversas. Y aunque por ahora no se pueda realizar el lucido evento tan esperado con los premiados, se ha fallado en la fecha prevista gracias al trabajo maratoniano de los organizadores, presididos por José Vicente Peiró, y la gran implicación de nuestra secretaria, Elia Saneleuterio.

Con Juan Luis Bedins y Elga Reátegui en la designación de la junta directiva de CLAVE en enero de este año.
                   
Los ganadores han sido:

Isabel Burdiel en la categoría de Ensayo y Crítica por su obra Emilia Pardo Bazán (Taurus, 2019).
Elisa Ferrer en la categoría de Narrativa por su obra Temporada de avispas (Tusquetes, 2019).
Fernando Delgado en la categoría de Poesía, por su obra La mar desnuda )Pre-textos, 2019).
Los hermanos Sirera en la categoría de Literatura Dramática por la obra Dinamarca (Bromera , 2019).

Enlaces a algunas notas de prensa de diversos medios:


jueves, 30 de abril de 2020

Tertulia literaria en confinamiento



 De arriba a abajo, izquierda a derecha: Nieves Michavila, Alfredo Cot, Antonio Andújar Castro, Paco Arenas, Marisa Alemany, José Vicente García, Salva Raga, Rosana Gutiérrez y Amparo Hoyos (Foto del Instagram de Alfredo Cot)

Hay que adaptarse a las nuevas situaciones y aprovechar las ventajas tecnológicas que nos permiten reunirnos virtualmente. La crisis del COVID-19 ha venido como un huracán que ha afectado a todos, interrumpiendo lo que estuviéramos haciendo y obligándonos a desistir de nuestros planes y agendas para vivir el día a día apartados unos de otros, cumpliendo cívicamente con el distanciamiento social que no implica distanciamiento emocional ni aislamiento. Y así lo hemos vivido los escritores que hemos participado en la primera tertulia literaria en casa organizada por AMA Libros, una página Facebook que busca el nexo y cercanía entre lectores y escritores y fundamos hace un tiempo los escritores Antonio Andújar Castro, Paco Arenas y yo precisamente en un inicio de la Feria del Libro de Valencia. La de este año hubiera sido  por estas fechas, cuando estaríamos en nuestras casetas firmando ejemplares a los lectores que lo requirieran.


Con Antonio Andújar Castro y Paco Arenas.

El pasado 25 de abril iniciamos esa primera tertulia literaria virtual, a la que asistieron del mundo literario  Marisa Alemany, Alfredo Cot González, Rosana Gutiérrez Tapia, Amparo Hoyos Sanchís, José Vicente García y el editor Salvador Raga Navarro. Agradecemos la presencia de todos, aunque muchos no acudieron por diversas causas, entre ellas el desconocimiento de la plataforma ZOOM que hoy en día se impone en la mayoría de reuniones por vídeo conferencia. 

La duración prevista de una hora se convirtió en dos que se nos pasaron en un vuelo. Nos hacía falta a todos recuperar algo de nuestra cotidianidad como escritores y compartir nuestra experiencia con otros, lo cual nos ha aportado mucho. Hablamos de nuestras trayectorias, de la situación actual de esta crisis y cómo lo afrontamos, de nuestros proyectos entre manos… Agradezco especialmente a Marisa Alemany que acudiera a pesar de la migraña que padecía. En las siguientes tertulias habrá espacio para diversos temas que interesen a los lectores y se animen a participar.

Incluyo a continuación una breve reseña biográfica de cada uno de estos escritores, por orden alfabético, con enlaces a su sitio web:

Marisa Alemany: Profesora de  Secundaria de Informática, colabora con la editorial solidaria Vinatea y forma parte del Proyecto Artemisa. Ha publicado diversos relatos, un cuento breve y la novela Diosa de tierra y metal (El transbordador, 2018).


Antonio Andújar Castro: Psicólogo y escritor valenciano, que ha publicado un relato y cuatro novelas: Bib-Rambla el silencio habitado de las casas (Círculo Rojo, 2015), La vida partida en dos (Círculo Rojo, 2016), Estrellas y cedros sobre fondo blanco (Almoina, 2018) y Amanecer en Famara (Almoina, 2020).

Paco Arenas: Escritor, con varios blogs muy visitados y adaptador de obras clásicas castellanas al lenguaje actual. Ha publicado varios relatos, el poemario Pisando barro, soñando palabras y las novelas y las novelas Los manuscritos de Teresa Panza (Hades, 2015), Caricias rotas (C. Space, 2016) y Magdalenas sin azúcar (Letrame, 2018).

Alfredo Cot González: Diseñador de interiores, escritor y autor en varios blogs. Ha publicado múltiples relatos, la obra Abecedario de las flores (Cuestión de belleza, 2016) y las novelas Cien días de otoño (Bibliocafé, 2017) y El bulevar de las hormigas (Vinatea, 2019).

José Vicente García:
Ha publicado varios relatos y los libros: Crónicas de la muerte dulce, Umbral a la locura, Sueños en la mirada, Despertar, Sueños de escayola y Cometas cruzando el sol.

Rosana Gutiérrez Tapia: Licenciada en Teología, es profesora en Educación Secundaria. Ha publicado cuentos infantiles inspirados en la naturaleza, didácticos y ecologistas. También la  novela Edra, el águila blanca (Bubok, 2010)

Amparo Hoyos Sanchís: licenciada en Educación General Básica en la Facultad de Magisterio de la Universidad de Valencia. Colabora en la revista digital Valencia Escribe. Ha publicado varios relatos como coautora en diversos libros. Colabora como organizadora de eventos en editorial Vinatea.

Nieves Michavila: ver información en este blog:
Acerca de mí

Salvador Raga Navarro: licenciado en Derecho y Presidente de la Asociación Cultural Via Vicentius Valentiae – Gogistes Valencians, creador y coordinador del Grupo Cultural Germanies, fundador y editor de la Editorial Vinatea. Ha publicado  los libros 101 Hechos Legendarios en la Historia de Valencia y 1001 Curiosidades de la Historia de Valencia que te dejarán con la boca abierta.

¡Muchas gracias a todos!




viernes, 17 de abril de 2020

Tres generaciones y un legado secreto vinculado a Alfonso XII



El día de mi noveno cumpleaños, entre mi madre y mi abuela.
                                   
Durante el confinamiento por el COVID-19 nos da tiempo para cosas variadas, y una que hice, con mi curiosidad habitual en torno al pasado, es escarbar entre las fotografías de familia. De pequeña le pedía a mi abuela Concha que me las enseñara una y otra vez, queriendo saber quiénes eran los que salían en esas fotos tan antiguas vestidos de épocas de coches de caballos, faldas hasta el suelo y reloj de bolsillo asomando. Ella hacía más que eso: me aportaba su testimonio sobre lo que se sabía acerca del turbio asesinato de su abuelo, Federico Puig Romero, delante de sus hijos pequeños, el mayor de los cuales sería en el futuro el padre de mi abuela y de veintiún hijos más…con la misma mujer, de la que conservo aún el cuadro que bordó de la Inmaculada Concepción en el año 1869, en Molina de Aragón.

Parte inferior del cuadro que conservo, realizado por mi bisabuela Concepción Puig Malo en 1869, donde se lee Hizo este cuadro María Concepeción Malo en el Colegio de Santa Clara de Molina de Aragón año 1869.

Contemplando la fotografía de mi noveno cumpleaños, en medio de mi madre y mi abuela, surgen los recuerdos de las historias de mi abuela que yo siempre estaba dispuesta a escuchar para conocer mi pasado, en España, tan lejana que me resultaba desde que nos marchamos a Colombia cuando yo tenía menos de tres años. No intuía entonces que aquella reina Isabel II de que me hablaba mi abuela Concha tendría mucho que ver con ese antepasado asesinado que me daba tanta tristeza cada vez que mi abuela me explicaba cómo fue víctima de disparos de sicarios que entraron a su vivienda, dentro del cuartel de San Gil de Madrid, el 22 de junio de 1866.

Por la fecha de esta fotografía ya empezaba mi madre a referirme la otra parte de la historia, que vinculaba directamente al abuelo de mi abuela con la paternidad del heredero de Isabel II: Alfonso XII. Era por tanto hermano de esos dos niños de la fotografía tomada apenas unos dos meses antes de producirse el asesinato. Ahí se quedó esa información larvada en la memoria de aquella niña inquieta y fascinada por conocer las épocas que no había vivido y encerraban un misterio a resolver: el asesinato y la paternidad. ¿Un rey en la familia…?

Fotografía de mi tatarabuelo Federico Puig Romero junto a su esposa Amalia y sus dos hijos, Federico y Enrique, tomada unos dos meses antes de su asesinato, y que utilicé para la portada de mi libro Voces desde el más allá de la historia.

Hasta doce años después del fallecimiento de mi abuela Concha no comencé a tomar en serio esta historia, y cuando lo hice, no me detuve en todos los trabajos e inconvenientes para ir desmenuzando, una a una, todas las piezas obtenidas en legajos, libros y más libros, pistas a seguir, documentos falsos, hallazgos impensados, muertes ocultas y silenciadas… El nexo entre mis antepasados y los Borbón dio pie a tres generaciones también, conectadas por lazos de vida y muerte. Fernando VII, Isabel II y su hijo Alfonso XII constituyeron el eje de una historia oculta que atañía directamente a mis antepasados y a mí como descendiente de ellos. Consideré el deber de dar a conocer todo aquello que hubieron de callar esas voces que tenían una historia que contar, lo cual hice yo por ellos: Voces desde el más allá de la historia (Incipit Editores, 2015), con la investigación, de lectura asequible y a la vez rigurosa en documentación, y la novela histórica basada en ello, Alfonso XII y la corona maldita (Altera, 2018, Premio Hispania de Novela Histórica).

Fernando VII, Isabel II y Alfonso XII.

Ahora, viendo a través de la perspectiva, me maravilla la capacidad de esfuerzo que he llegado a invertir en este proyecto que en sus inicios no parecía conducir a ninguna parte, sin tener más datos que el testimonio oral, y sin conocimientos de historia suficientes para emprender tan colosal investigación, que sin embargo fue fluyendo con rapidez inesperada a partir de los primeros hallazgos en el Archivo General Militar de Segovia. Me dieron alas la voluntad y el empeño de cumplir con esa misión de dar a conocer la historia que esos antepasados parecían reclamar desde su tiempo en que quedaron sumidos en el silencio y el miedo toda una serie de hechos oscuros a los que llegaba su hora de ver la luz. Como muchas otras historias que se habrán quedado esperando un tejedor de historias… Yo he podido cumplir con ello. Y quiero compartirlo con todo aquel que desee adentrarse en ese viaje a través del tiempo que sorprenderá a muchos.


miércoles, 1 de abril de 2020

Humor en tiempos del COVID-19



Recientemente he publicado un vídeo casero... Claro, hay que estar en casa... Pero además, era un vídeo selfie totalmente improvisado que a alguno llegó a marear porque no dejaba el móvil lo suficientemente quieto para que se pudiera distinguir el libro que decidí regalar a todo aquel que me lo solicite, con dedicatoria digital: Manual del buen truhán, transgresor desde el mismo título, con acento, contraviniendo las normativas. Regalar este libro es mi modesta aportación para esta crisis del COVID-19 que nos ha hecho dar un frenazo a nuestras vidas, tal como las conocíamos. El futuro es incierto y por ahora solo tenemos claro que queremos y vamos a resistir, contagiados por esa canción que escuchamos con los vecinos todas las noches en nuestro balcón, ahora en una nueva versión con músicos y cantantes españoles actuales que en un acto de solidaridad donarán todos los beneficios de la grabación para ayudar en esta gran crisis.



Y como este, muchos más actos solidarios vamos descubriendo cada día que aprendemos a convivir con esta inesperada situación que a la fuerza hemos tenido que convertir en cotidiana. En estas semanas he visto muchos vídeos motivadores, enseñándonos el día a día en cada casa. Algunos músicos como Toño Bravo nos deleitan con su música que nos brinda con todo su afecto, otros buscan entretenernos… Cada uno pone lo que puede para que este momento saque lo mejor de nosotros porque lo que ocurre nos afecta a todos, en mayor o menor medida, y todos formamos parte de lo mismo. Prudencia y solidaridad deberían dictar nuestros actos. 

Esta tarde leí la última entrada del blog de Ginés Vera, que retrata de forma muy amena, basado en su propia experiencia, el cambio que se produce en el trato con la gente a nuestro alrededor. Leédlo porque no tiene desperdicio. Os paso enlace.



Con Ginés Vera y Paco Arenas en la presentación de mi novela histórica Alfonso XII y la corona maldita en FNAC San Agustín, Valencia, en enero de 2019.

La reflexión inicial es que no hay que confundir distanciamiento social con rechazo social. El primero es necesario en estos duros momentos, para ser responsables y evitar contagios con nuestros típicos besos y abrazos que prodigamos a familiares y amigos cuando nos encontramos, y ahora deben posponerse para cuando los tiempos lo permitan. Y luego está el rechazo social que lleva a situaciones tan absurdas, pero puramente reales, como apunta Ginés, de que un vecino nos huya como de la peste y hasta niegue el saludo.

El miedo está ahí, pero debemos convivir con este y afrontarlo, sin perder la prudencia ni dejar de mostrar nuestro afecto y educación, cambiando nuestras formas habituales. Y es por ello muy importante no perder el sentido del humor, que me ha ayudado mucho a lo largo de mi vida en situaciones difíciles. Esta es una de ellas, y quiero compartir el buen humor de Manual del buen truhán, que tanto me divirtió escribiéndolo, en un momento muy triste, irónicamente. Fue muy terapeútico y  me hizo aprender que la risa me ayuda cuando peor me encuentro. Y por eso he decidido regalar este libro, que aunque sigue a la venta por sus canales habituales, os lo envío a quien me lo solicite, confiando en arrancar sonrisas en estos momentos para no perder el ánimo. 

Con Paco Arenas y Antonio Andújar Castro en la primera presentación de Manual del buen truhán, en la Casa de la Cultura de Burjassot (febrero de 2018).

Así opina mi amigo, el escritor y psicólogo Antonio Andújar Castro: 

‹‹Recomiendo su lectura a todo el mundo. Este libro nos arranca sonrisas. Al reír relajamos nuestros músculos, tan tensos últimamente. Además, liberamos endorfinas y desconectamos de momentos de ansiedad. ¡Yo ya lo tengo!››

Con Paco Arenas y Antonio Andújar Castro en la presentación de Manual del buen truhán en la Biblioteca Pública de Valencia (mayo de 2018).

Y esto dice mi amigo el escritor Paco Arenas

‹‹Yo lo recomiendo. Muy buenas risas me he pegado con el marqués de la Cañahueca...›› 

Pues si lo dice Paco Arenas, habrá que hacerle caso… Así que, a no perder el sentido del humor y a resistir con una sonrisa. Podéis solicitarlo en el formulario de contacto de este blog o en mis redes sociales de Facebook, Instagram o Twiter. Igualmente, a través de esta dirección de correo:
nievesmich@gmail.com

Me alegrará saber que he contribuido a haceros sonreír…


martes, 17 de marzo de 2020

Presentación de Amanecer en Famara, de Antonio Andújar Castro



El pasado 5 de marzo dejó una huella imborrable para quienes no quisieron perderse la presentación de Amanecer en Famara, la última novela del escritor Antonio Andújar Castro. Igualmente para quienes formamos parte del evento acompañando al protagonista de la tarde, Antonio Andújar Castro, muy querido y admirado por sus amigos y seguidores, que fueron tantos que muchos no pudieron sentarse, a pesar de la precaución de traer asientos adicionales a los del salón. Todas las expectativas se superaron con mucho, a pesar de estar en la mente de todos la preocupación por el coronavirus, que no imáginabamos entonces que días después llegaría a decretarse estado de alarma por la pandemia. 

Recuerdo con una gran sonrisa esa tarde, el último evento en el que pude participar antes de la actual situación en la que debemos permanecer confinados en casa, sin poder cumplir con nuestros compromisos en las ferias literarias y otros eventos. La presentación de Amanecer en Famara fue una despedida, o hasta luego, pero de la mejor manera posible. A estas alturas imagino que la gran cantidad de asistentes habrán devorado esta novela, que merece todos mis elogios. Tuve la fortuna de ser una de las primeras lectoras, y mi opinión sobre el libro está plasmada en mi otra entrada. 

Antonio Andújar Castro y Cristina Escamilla Robla.

Eran tantos los libros que tuvo que firmar que el evento se alargó más de lo previsto, aunque Antonio ya tenía previamente dedicados algunos. Todo se cuidó hasta el más mínimo detalle, con la delicadeza de acompañar cada libro con una flor de color violeta, el nombre de la protagonista femenina, personaje que Antonio me confió para darle vida a partir de algunos fragmentos de la novela. Este personaje, lleno de intensas emociones, como todos en esta novela, me atrajo instantáneamente para mi interpretación. No quise limitarme a una lectura dramatizada, porque la forma en que está escrita esta novela facilita la conexión directa con cada uno de los personajes. Cada capítulo está dedicado a uno de ellos, escrito en primera persona, con la realidad contemplada bajo su punto de vista. Sin ser un texto teatral, utilicé el recurso de interpretar al personaje de Violeta, aprovechando el flujo de emociones del personaje al revivir acontecimientos, pensar y sentir sobre ello, coincidiendo personaje y narrador, en tres fragmentos bien distintos, con una sorprendente evolución del personaje al final de la novela. 
Momentos de mi actuación 
interpretando a Violeta.


La presentación de Amanecer en Famara, recién publicada por Editorial Vinatea, se realizó en la Sala de Exposiciones Ibercaja, a las 19 horas. Introdujo el evento el editor Salva Raga, quedando en la mesa el autor, Antonio Andújar Castro, y la también psicóloga Cristina Escamilla Robla. Antes de iniciar la entrevista, leyó la sinopsis del libro María José Matoses Matoses, con acompañamiento a la guitarra del músico Toño Bravo, que también me acompañó al final de mi primera actuación. Cristina le realizó a Antonio una muy interesante y desenvuelta entrevista, que fue alternada con mis interpretaciones de Violeta y las magníficas actuaciones musicales de Toño y Pepa Bravo, con una dilatada trayectoria musical.  Tras el tema musical Cuando me haya ido con que nos cautivó la voz de Pepa con Toño a la guitarra, intervino en la mesa Pilar Barreto, Doctora en Psicología de la Universidad de Valencia (aunque es de La Palma). Kiko Calabuig Alberola recitó el texto final. Por último, Pepa, acompañada a la guitarra por Toño, hizo una maravillosa interpretación del tema musical El viaje de Johndel que es autor Toño Bravo y se incluye en la novela.


Pepa y Toño Bravo en un emotivo momento de su actuación.

Al cerrarse el acto se ofreció un vermut a los asistentes. Llegaba la hora de conseguir el autógrafo del autor estampado en los ejemplares, requeridos por los múltiples asistentes que hicieron cola para no perdérselo y de ello queda constancia en las casi cuatrocientas fotografías que tomaron a lo largo de toda la presentación Yolanda Gutiérrez Moragón. De la grabación del vídeo se encargó el escritor Alfredo Cot,  con un impecable trabajo y gran calidad de la grabación, encargándose del excelente montaje final Mario Sabugal Andújar.  Agradezco a ambos la amabilidad de facilitarme los tres vídeos de mis actuaciones, que he fundido en uno solo y podéis ver en este enlace a youtube. 

Enlace del vídeo a youtube


Antonio Andújar Castro (centro), entre Victoria Cano y Alfredo Cot.

Junto a Antonio Andújar Castro y el gran Paco Arenas, con nuestros ejemplares firmados de Amanecer en Famara.

Al evento asistieron numerosos escritores, de los que destaco a Paco Arenas, gran amigo de Antonio y mío, al que admiro profundamente y es autor de la novela que sigue manteniéndose en primeros puestos de venta, Magdalenas sin azúcar, entre otros libros publicados. Se hallaba también la autora del diseño de la cubierta del libro, la doctora en Bellas Artes y profesora titular de la universidad de Valencia Victoria Cano, cuyas espectaculares creaciones adornaban el recinto. El tiempo se quedó corto para preguntas y tratar aspectos de esta novela de la que podríamos hablar mucho tiempo más, como podréis comprobar quienes os aventuréis a leerla.