Translate

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Águeda y el secreto de su mano zurda



Desde aquella inicial creación de Miguel de Cervantes Saavedra contando las aventuras de don Quijote de la Mancha y su escudero Sancho Panza son varios los autores que han  escrito libros quijotescos, basándose en la novela que inmortalizó a estos personajes mundialmente conocidos.

La propuesta de Paco Arenas con su novela Águeda y el secreto de su mano zurda va más allá. Con gran ingenio y verosimilitud, hace dudar al lector sobre cuánto es cierto y cuánto de su cosecha en esta historia que sorprende, engancha, divierte y a la vez instruye, acercando al mundo cervantino a nuevos lectores y sorprendiendo gratamente a  quienes admiramos la obra del genial Cervantes.

En su magnífica novela, Paco Arenas logra captar la esencia de Don Quijote y Sancho Panza hasta el punto de que podría ser realmente una continuación del famosísimo Don Quijote de la Mancha. Todo un reto, superado con mérito extraordinario. El libro, perfectamente ambientado en su tiempo y escenarios donde transcurre, alterna las vivencias de estos personajes con la historia de la descendiente de Sancho Panza, Águeda, y su esposo Miguel, que cree descender del mismísimo Miguel de Cervantes. Las mujeres de esta historia, fuertes y luchadoras, cuestionan los usos de su tiempo demostrando que están destinadas a algo más que ser buenas esposas. De muy fácil y amena lectura, mantiene el interés de principio a fin. Mi enhorabuena al autor.



Título del libro: Águeda y el secreto de su mano zurda

ISBN-13 ‏: ‎ 979-8482906774

Sinopsis:

En aquella época, cuando Águeda abrió el baúl delante de Miguel, pocos hombres, incluso entre la nobleza, sabían leer. Mucho menos las mujeres, algunas entre las nobles eran capaces de leer y firmar su nombre. Por su condición de mujer no lo precisaban, con ser buenas esposas y dar herederos les bastaba. Águeda, una campesina de cabellos bermejos, aprendió a leer siguiendo el dedo de Miguel, su marido, mientras este leía el Quijote. Llegó a coger la pluma delante de él, no siendo capaz de trazar una letra entendible, era mujer. No obstante, a su dictado, él comenzó a escribir una novela, sin saber qué mano trazó aquellas frases que salían de los labios de su ocurrente esposa. Su secreto era su arma de mujer contra los prejuicios de su entorno, que ni Miguel debía llegar a conocer.

Paco Arenas


Libros publicados por  el autor:

Novela: 

Los manuscritos de Teresa Panza (2015) 

Caricias rotas (2016)

Magdalenas sin azúcar (2018)

Águeda y el secreto de su mano zurda (2021)

Relatos: 

Esperando la lluvia – Cuentos al calor de la lumbre (2018).

Poesía: 

Las abarcas del campesino analfabeto que soñó ser poeta (2015)

Pisando barro, soñando palabras (2016).

Antologías de relatos en que ha participado: 

Cuentos de Iberia

En revistas y periódicos como Público y Mansiegona.

Premios: 

2º Premio Ayuntamiento de Terrasa, Relatos contra la violencia machista, con Aurora cierra los ojos.

2º Premio: Univeritat Popular de Burjassot, con Vicentica.


Página web de Paco Arenas



martes, 16 de noviembre de 2021

Los Borbones y el sexo: de Felipe V a Felipe VI

 



He leído con mucho interés el libro Los Borbones y el sexo: de Felipe V a Felipe VI, escrito por Marta Cibelina y  publicado por La Esfera de los libros. Desde su salida a la venta el pasado 20 de octubre no ha dejado de hablarse de él en diversos medios y arrasa en ventas ocupando los mejores puestos. Sus 280 páginas vienen plagadas de anécdotas de las reales alcobas. Ha sido mucho el material en el que estuvo escarbando en el Archivo Histórico Nacional, acumulando horas de trabajo en la Biblioteca Nacional, para lograr un trabajo riguroso de Historia contado con su peculiar estilo que nos recuerda la prensa rosa. 

Aunque la autora se declara monárquica, el libro no tiene desperdicio e interesa tanto a republicanos como monárquicos. Lo cuenta con mucha gracia, haciendo muy amena y divertida su lectura, limitándose a exponer los hechos, como debe ser en la Historia. Y además de ello, es crítica y objetiva. Tanto que en su afán de documentarse no solo ha leído mi libro Voces desde el más allá de la historia, sino que habló conmigo para conocer más de esa historia que no se ha contado y saco a la luz sobre los vínculos de los Borbón con mis antepasados. Agradezco a Marta Cibelina lo mucho que me ha animado para que siga difundiendo esa historia. Yo desde aquí le doy mi enhorabuena por este primer vástago literario suyo, que me da que otros más habrá.

Los Borbones y el sexo: de Felipe V a Felipe VI es un libro que compendia muy hábilmente lo que daría para muchos libros. Con pinceladas sutiles hace un repaso por las épocas de la historia de cada uno de los reinados de la dinastía Borbón en España contándola desde la perspectiva de ese ojo de cerradura en el que nos deja al descubierto secretos de su intimidad, muchos de ellos hasta ahora ignorados. El estilo ágil y mordaz de la autora hace la lectura muy entretenida y engancha. Con un tono amable pero contundente nos revela  facetas de los monarcas que permiten conocer los entresijos de la historia sin tapujos ni parcialidad.  Y, lo más importante, lo que pudiera parecer cotilleos de las reales alcobas va mucho más allá y  deja ver un trasfondo de todo el entramado que hay detrás, permitiendo aprender historia a la vez que sonreír. Todo ello con un trabajo excelente de documentación e investigación realizada a conciencia. 

Título del libro: Los Borbones y el sexo: de Felipe V a Felipe VI.



ISBN-10: ‎8413842026

ISBN-13: 978-8413842028

Sinopsis:

Los Borbones, la dinastía que llegó a España en el año 1700, es la más antigua de Europa. Si por algo se han distinguido la mayoría de los descendientes de Hugo Capeto, ha sido por su afición desmedida a practicar el sexo con una desenvoltura e interés que ha dado mucho juego a historiadores y novelistas de todas las épocas.

Marta Cibelina, con su gran desparpajo, ha inventado en este libro un nuevo género, el ensayo histórico-sexual, en el que nos describe los gustos reales en la cama, sus querencias, sus vicios, sus anécdotas más apasionadas y escatológicas, sus fantasías… Un recorrido lúdico y riguroso por los bajos fondos borbónicos cargado de historias divertidas y desconocidas.

Sobre la autora:



Marta Cibelina «nace» en el año 2000 como la doble personalidad de una periodista madrileña todo terreno que ha visto como su alias se hacía más famoso que su nombre propio. Bloguera y columnista, de pluma divertida, ligera y ácida, comenzó a escribir cientos de columnas y posts para el diario gratuito Madrid y Más, convertido después en 20 Minutos; luego pasaría a Hearst y más tarde a El Español. Actualmente colabora en La Razón y otros medios. Tiene un blog propio donde escribe de cotilleos y temas de sociedad. Su gran pasión ha sido desde siempre la historia. Y aunque ha escrito poesía con otros seudónimos, debuta a lo grande en el mundo de la literatura con este ensayo histórico-lúdico.

Enlace al blog de Marta Cibelina


martes, 2 de noviembre de 2021

Alfonso XII: la historia se reescribe





Cada vez son más los medios que se atreven a romper el silencio que ha impedido la divulgación de la investigación de mi libro Voces desde el más allá de la historia. Agradezco el apoyo de los blogs que han considerado digna de interés mi historia y han ayudado a difundirla. Igualmente es de agradecer que en un medio prestigioso como Muy Historia incluya mi investigación como nueva teoría de la paternidad de Alfonso XII:

«La segunda teoría da por progenitor a Federico Puig Romero, un coronel caído en la sublevación del cuartel de San Gil, uno de los más importantes motines que sufrió Isabel, en 1866. Se sostiene, sobre todo, de manos del trabajo de la investigadora María Nieves Michavila, tataranieta del propio coronel, en su libro Voces desde el más allá de la historia, en el que recrea toda su vida».

También el periódico de investigación El cierre digital  ha preguntado sobre esta nueva teoría en una entrevista realizada a la periodista Marta Cibelina, autora del libro Los Borbones y el sexo: de Felipe V a Felipe VI, publicado en octubre por La esfera de los libros. Un libro que recomiendo porque, además de resultar muy entretenido por su escritura ágil, mordaz e incisiva, me consta que su autora ha hecho un gran esfuerzo de documentación e investigación, llegando a comunicarse conmigo después de leer mi libro Voces desde el más allá de la historia, del que incluye bastantes puntos en su libro, contándolo con su peculiar toque divertido. 

Así responde Marta Cibelina cuando es preguntada sobre mi libro:

«Yo le doy credibilidad al libro Voces desde el más allá de la historia, de Nieves Michavila. Ella lo argumenta muy bien. He hablado con ella, que es descendiente de Federico Puig Romero, el presunto padre de Alfonso XII. Lo que es cierto es que fue amante de la reina y se le hizo desaparecer de manera muy sospechosa. Fue asesinado ante sus hijos».




Los nuevos hallazgos en la investigación dan lugar a revisiones, y eso es precisamente lo que clamaba mi libro Voces desde el más allá de la historia desde su primera presentación al público. Han transcurrido cinco años y, en lugar de terminar su ciclo, como suele ocurrir con la mayoría de libros, sigue dándose a conocer a pesar del miedo a tocar ciertos temas, prefiriéndose negar las evidencias por intereses políticos. La historia debe ir mucho más allá de todo ello, debe ser honesta, y el historiador debería estar dispuesto a reescribir la historia cuando sea necesario y los hechos históricos requieran ser revisados.

Las nuevas e importantes aportaciones de Voces desde el más allá de la historia fueron el motivo por el cual lo avaló la reconocida historiadora Isabel Burdiel en 2017 para ser presentado en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia. En aquella ocasión estuve acompañada en la mesa por el vicedecano Miguel Requena y mi gran amigo y escritor Paco Arenas, que desde el primer momento creyó en las posibilidades de este libro y me animó a no rendirme en esta lucha contra los medios que han intentado impedir su difusión, quizá porque la nueva historia que se plantea resulta incómoda, como sin duda lo fue para lo más alto del poder desde el reinado de Isabel II. Era preferible seguir alimentando la leyenda en lugar de acoger nuevas teorías. 

Pero la verdad, como el agua, se abre paso, por mucho tiempo que transcurra. Cerrarse a lo nuevo es anclarse en la ignorancia. Y, afortunadamente, ya no es tan fácil manipular la información, y las mentes críticas están dispuestas a valorar las nuevas aportaciones. A pesar de ello, cuando se ha repetido tantas veces una misma historia, llega a tomarse como verdad y pocos están dispuestos a dudar de algo que los libros basados en otros libros han transmitido como verdad indiscutible sin plantearse revisar las fuentes.

En mi caso, las revisé, y a fondo, con un trabajo de años en el que solo pretendía hallar la verdad y resolver el asesinato de mi tatarabuelo Federico Puig Romero,  estudiando su posible vinculación con la paternidad secreta de Alfonso XII, sustentada con datos y no con rumores. No he pretendido reivindicar esta paternidad, sino más bien al contrario.  Lamentablemente, es un hecho probado que existe un nexo entre mis antepasados y los Borbón en dos generaciones y con consecuencias para otra más. Y digo lamentablemente porque esta cercanía no fue buscada y tuvo consecuencias trágicas para mi tatarabuelo y sus padres.  

Dejo a los lectores de Voces desde el más allá de la historia (Incipit, 2015) mis investigaciones para que cada cual saque sus propias conclusiones. Es mi homenaje a esas voces silenciadas que forman parte de mi pasado. Y a las que di vida en mi novela histórica Alfonso XII y la corona maldita (Altera, 2018), donde los hechos reales se convierten en ficción. 

Enlaces:

Alfonso XII, el pacificador (Muy Historia, 13-10-2021)

Entrevista a Marta Cibelina en El cierre digital (31-10-2021)

miércoles, 29 de septiembre de 2021

Ceremonia de entrega de los Premios de la Crítica Valenciana 2021


Este sábado 25 de septiembre se celebró en el espléndido escenario de La Rambleta la ceremonia de entrega de los Premios de la Crítica Valenciana concedidos en mayo de este año en las modalidades de ensayo y crítica, narrativa, literatura dramática y poesía. Fue el primer evento de estas características celebrado después del inicio de la crisis del COVID, que impidió la ceremonia para los galardonados en 2020, retrasándose en dos ocasiones y llegando a solaparse con los premios de este año. 

Prevista la entrega de los premios 2020 en breve, los asistentes a la entrega de los de 2021 tuvimos la oportunidad de disfrutar de un evento muy lucido, con impecable organización y esmero para que todo resultara perfecto para celebrar triunfo de los galardonados este año: 


Antonio Penadés en la modalidad de ensayo y crítica por su obra Viaje a la Grecia clásica.

Bárbara Blasco en la modalidad de narrativa por su obra Dicen los síntomas.

Josi Alvarado en la modalidad de literatura dramática por su obra La Tarara.

Pilar Blanco en la modalidad de poesía por su obra Yo escribo la noche.

Enlace a Viu Valencia

Desde aquí mi enhorabuena a todos los ganadores y su merecido reconocimiento por nuestra asociación, comprometida en el apoyo al arte y literatura. 



  

martes, 31 de agosto de 2021

El calvario de la elegida de Fernando VII

Última instancia de Gertrudis Romero a Fernando VII (28-5-1824)


Hoy se cumplen ciento noventa y siete años de su muerte y quiero dedicarle un homenaje a esta mujer que tuvo que inmolarse quedando a merced de los caprichos de Fernando VII sin opción posible. Gertrudis Romero, mi antepasada, hubo de soportar a lo largo de nueve años ser sometida a los oscuros deseos de Fernando VII, que decidió hacerla suya sin importarle que fuera una mujer casada y con siete hijos. Tampoco valieron de nada los méritos de su marido, Vicente Puig, militar que luchó contra los invasores para devolverle a Fernando VII el trono que por cierto había adquirido por malos modos conspirando contra su padre el rey Carlos IV e incluso llegando a intentar envenenar a su madre, María Luisa. 

Vicente Puig era un estorbo y necesitaba deshacerse de él cuando ella quedó embarazada de un vástago real que llevó el apellido Puig aunque le correspondiera Borbón. El víacrucis de Gertrudis no había hecho más que empezar. Desde el instante en que se convirtió en blanco de las apetencias borbónicas solo podía elegir entre darles un futuro a sus hijos o sufrir las iras del déspota que con toda tranquilidad destruía hogares y familias sin que tuviera que rendir cuentas a nadie. 

Se me eriza la piel de pensar en lo que debió suponer para ella someterse sexualmente al verdugo del marido que amaba y no poder oponer la menor resistencia por el bien de sus hijos, que se incrementaron con otros dos del rey, la última, ahijada de su propio padre. Me cuesta imaginar lo que tuvo que ser para ella participar en la infidelidad de Fernando VII a su esposa la reina Isabel de Braganza, a cuyo servicio puso a Gertrudis como azafata para tenerla cerca. 

Pero todo ese suplicio de nada valió cuando el déspota decidió emprenderla contra ella y su familia, agotando sus días prematuramente y regodeándose en dejarla en la más absoluta miseria a ella, sus hijos del primer matrimonio y los tres de sangre real. Solo fue magnánimo a la hora de pagar el funeral, que se llevo a cabo con oficio funeral de secreto. Y tal como había sucedido con Vicente Puig, la causa verdadera de su muerte fue ocultada. Quizá fuera la misma que pensaba propiciar a su propia madre. 

Pero el destino, caprichoso, no permitiría que la semilla de Vicente y Gertrudis se perdiera en sus fines de vida anticipados. La heredera de Fernando VII se encargaría de que su vástago real llevara la sangre Puig Romero. 

Enlace a Los últimos días de la abuela extraoficial de Alfonso XII

Descanse en paz mi antepasada Gertrudis, madre de siete hijos Puig,  de tres Borbón y abuela de rey.

 

martes, 10 de agosto de 2021

Los restos del cuartel de San Gil salen a la luz




                           

Dentro de no mucho tiempo podré pisar aquel pavimento donde murió desangrado el coronel de artillería Federico Puig Romero el 22 de junio de 1866. Después de tantas veces de haber escuchado a mi abuela contar cómo había muerto asesinado mi tatarabuelo dentro del cuartel de San Gil nunca dejaba de estremecerme aquella cruenta muerte en estado de completa indefensión presenciada por su esposa y dos niños, el mayor de ellos mi bisabuelo Federico Puig Romaguera.

Retrato de Federico Puig Romero conservado en el Museo Específico de la Academia de Artillería de Segovia

Los disparos de los sargentos entrando a su vivienda y cómo lo escucharon todo tras una puerta su esposa y dos hijos…, el tiro de gracia que querían darle y alguno de los sargentos se negó porque había sido muy bueno con ellos..., el asistente del coronel Puig interponiéndose ante la puerta tras la que se ocultaban la esposa e hijos a los que también buscaban para matarlos… Y luego, la entrevista con la reina Isabel II que prometió proteger a los huérfanos y doblar la pensión a la viuda… Pero a cambio de SILENCIO. 


Escenificación del asalto al cuartel de San Gil el 22 de junio de 1866
                           

Al empezar a investigar en serio aquella historia busqué la ubicación de aquel legendario cuartel de San Gil donde  se habían producido estos hechos que marcaron no solo el rumbo de mi existencia, pues de la salvación de aquellos niños depende que yo naciera, sino de la misma historia de España, que dejaría atrás la monarquía por primera vez en 1873, culminando un conflicto de magnas proporciones por la evocación de este asesinato y las muertes de oficiales artilleros en aquella jornada que se inició con el disparo a mi tatarabuelo en su vivienda dentro del cuartel. 


Cuando localicé el cuartel, ya no había cuartel. En su lugar vi la hoy conocida como Plaza de España de Madrid. Indagando un poco más supe que el cuartel había sido derribado al comienzo del reinado de Alfonso XIII, y yendo un poco más allá supe que su madre, mientras fue regente, hizo lo posible para silenciar todo lo relativo al asesinato de Federico Puig Romero. Un gran contraste con la actitud de su marido, el rey Alfonso XII, que se involucró estrechamente con la artillería y buscó a sus hermanos de padre, Federico y Enrique Puig Romaguera, aquellos dos niños salvados milagrosamente de terminar del mismo modo que su padre. 


                     


Cuando logré sacar este pasado a la luz, primero en mi libro de investigación Voces desde el más allá de la historia (Incipit 2015) y luego la novela basada en ello, Alfonso XII y la corona maldita, tuve la fortuna de que este libro resultara galardonado y acudí el 23 de abril de 2018 a recibir el Premio Hispania de Novela Histórica sin dejar de pasar por aquel emblemático lugar que tanto ha significado para mí a lo largo de muchos años de trabajo e investigación. No había vestigio del cuartel y tomé algunas fotos al monumento de Don Quijote y Sancho Panza que allí se erige. 


                 


Un año después se iniciaron las obras de reforma de la Plaza de España. Y ahora, en 2021, se han hallado restos arqueológicos del cuartel de San Gil que formarán parte del proyecto de un itinerario arqueológico con todos los hallazgos y evolución de este lugar de Madrid. A los contrafuertes hallados previamente en la calle Bailén y la planta baja y sótanos del palacio de Godoy se suman desde junio de este año los del cuartel de San Gil. Cuando leí esta noticia la emoción afloró recordando esa sangrienta jornada de 22 de junio de 1866 que se utilizó para camuflar la conspiración de que fue objeto mi tatarabuelo. 


Acto de entrega del Premio Hispania de Novela Histórica el 23 de abril de 2018
                                   

Este nuevo paseo entre el templo de Debod y el Palacio Real permitirá un recorrido cultural que rememorará esa historia que tanto fue intentada ocultar. Y allí estaré, si las circunstancias me lo permiten, en aquel lugar donde rendiré mi homenaje a este antepasado que la historia quiso borrar. Y así lo anticipé en mi libro Voces desde el más allá de la historia, casi de forma premonitoria, al final del último capítulo, cuando se alude a las cartas del rey Alfonso XII a sus hermanos Federico y Enrique Puig Romaguera.  

«Acaso simplemente pensara que es imposible huir del pasado, que retorna con fuerza cuando menos se le espera. Se había echado demasiada tierra sobre el de su padre, sin contar con que la tierra algún día abriría sus entrañas y dejaría al descubierto lo que se había intentado sepultar sin haber muerto».


lunes, 12 de julio de 2021

El tío tísico de Alfonso XII




Alfonso XII y Federico Puig Romero (foto montaje de Paco Arenas)



Tal día como ayer en 1863 fallecía en Cáceres José Puig Romero. Se lo llevaba la tisis, como había sucedido a su hermana Encarnación catorce años antes, y como  le sucedería más tarde al rey Alfonso XII, que no llegó a cumplir diez años de reinado a causa de la tisis pulmonar que muchos achacaban al legado  de su padre biológico que se daba por supuesto no era su padre oficial, el rey consorte Francisco de Asís. Las habladurías en torno a la orientación sexual del marido de la reina Isabel II iban en la línea de justificar el talante promiscuo de la heredera de Fernando VII. Mantenía así bastante ocupada a su corte, siempre a la caza de los últimos chismorreos sobre el ocupante de turno del tálamo real. Tal pareciera el Sálvame de la época, cuando a cada nuevo embarazo se barajaban diversos nombres para el correspondiente progenitor del vástago real en camino.


Francisco de Asís Borbón

                                       

En el caso del heredero de la corona, el príncipe Alfonso, los rumores se expandieron hasta el Vaticano desde el mismo entorno de la reina, tomando parte activa en ello el candidato elegido, Enrique Puigmoltó y Mayans, que al parecer no fue nada discreto, desempeñando a la perfección el papel que tenía  en esta cortina de humo que pretendía desviar la atención del amante secreto de la reina en los días de la concepción de su hijo Alfonso. Por aquel entonces José Puig Romero se hallaba en la corte y no quedó al margen de la encerrona en que había caído su hermano Federico,  casi en idénticas circunstancias que su madre, Gertrudis Romero, sometida a los caprichos regios de Fernando VII. Se repetía la historia con Federico e Isabel II. Y los caprichos regios eran ineludibles…

Isabel II

                                      

Federico, artillero regido por códigos de honor, se vio en la tesitura de tener que acatar los deseos exacerbados de la reina que lo elegía con el aliciente de compartir hermanos con él de la unión entre Fernando VII y Gertrudis Romero. Aquel pasado pesaba como una losa y lo único que pidió Federico, casado y con dos hijos, fue silencio. José, menos dado a las cuestiones éticas y acuciado por la enfermedad de su hijo, intentó aprovechar esta relación secreta de su hermano con la reina. Al fin y al cabo, era el tío del príncipe Alfonso. Los dos hermanos Puig Romero eran las dos caras de la misma moneda. Ambos militares y marcados por el destino trágico de sus padres a manos de Fernando VII, siguieron trayectorias bien distintas. Mientras Federico llegó a lo más alto al ingresar en Artillería, con un casamiento adecuado a su elevado status, el matrimonio de José fue desgraciado y ni siquiera fue apto para aprobarse en el Montepío Militar. Solo le quedaba un hijo que estaba demente y requería gastos desorbitados que le endeudaron hasta el punto de incurrir en procedimientos irregulares que le supusieron arrestos y penas militares, interviniendo la mano de la reina en algunos casos para sacar de apuros a su cuñado.


Fernando VII

                                              

En ese último destierro de José, ya fallecido su hijo, hallándose en plena soledad, avanzaba imparable la tuberculosis que no padecía Enrique Puigmoltó y Mayans ni nadie en su familia. La enfermedad sin embargo hizo estragos en los descendientes de Federico, el primero de ellos, el príncipe Alfonso. José no lo llegaría a ver. En sus últimos días  recibió la ayuda espiritual que dos presbíteros que se ocuparon de darle entierro de noble a pesar de su pobreza. En manos de aquellos quedó el secreto de un pasado ominoso y el nexo a su sobrino el príncipe. El rumbo de los acontecimientos dio entonces un viraje y Federico empezó a temer que todo lo que tanto había costado ocultar saliera a la luz y se aprovecharan de ello los enemigos del trono. Pero el silencio quedó garantizado menos de tres años después. Federico sería trasladado al cuartel de San Gil que se convertiría en el matadero de él y los oficiales que compartían su secreto. El 22 de junio de 1866 Federico era asesinado y el misterio en torno a las auténticas circunstancias de los hechos no haría más que empezar... Todas las claves en Voces desde el más allá de la historia y su versión novelada Alfonso XII y la corona maldita.